miércoles

Solamente nos

Es en absoluto necesario urdir grandes batallas.
No necesitaremos hacer acopio de fusiles, de cañones
ni de mortíferas granadas.

También en vano sería fundir metales, darles forma aguzada
y hacer de los metales veloces balas.
¿Para qué elucubrar ataques por tierra o por mar
en vertiginosas jornadas?

¿Para qué vestir con ropaje diferente, a las diferentes armas?
¿Para qué tu caballería por el valle...?
¿Para qué mi infantería por las montañas...?

Que tus tropas y mis tropas se enfrenten sin artimañas
Que tus ojos me envíen inequívocas miradas,
que los míos respondan con silencios...
(ya ves, ni siquiera necesitaremos de las palabras).
¿Qué más aparte de nosotros mismos, nos hace falta?
Acuchillaré tu cuerpo con mi sexo...
Devorarás mi sexo y mi sangre gota a gota con tus entrañas...

La paz y la vida serán producto de una guerra no librada...

2 comentarios:

zarsusana dijo...

Ayyyy que horror cuanta violencia!!!! Principalmente cuando llega a la parte de la "acuchillada"........me estremeció!!!!!!

Opiniões Insanas dijo...

Jorge tu imaginacion es maravillosa,hacer mas poemas, estoy esperando uno nuevo. Beso en tu corazón. Sandra