impublicables cuatro

Son terribles estos versos...,
no por la forma en que están escritos,
no por su mensaje,
no por lo que en ellos vuelco...,
sino por que cuando los termine,
yo muero.

He imaginado varias tretas para hacerlos eternos:
terminar con esta hoja, con otra, con otra...
y así por siempre, seguir llenando cuadernos.

He imaginado escribir una palabra por día
de una historia circular y perfecta,
pero no:...debo hoy acabar con ellos.

Me atrae una pelota que está picando
en el borde del despeñadero.
Quiero jugar con ella y ver con ella
por qué siempre termina cayendo...

Me atrae también ese barrilete que pese al viento
hoy, pertinazmente,
se niega a ganar el cielo.

Me atraen esas hormigas que bajan a su hormiguero
y aunque haya sol, haya lunas
aunque haya mal o buen tiempo
toda su vida la pasan
en un oscuro hoyo, en el suelo.

Me atraen en definitiva tantas cosas
que ya quiero acabar con estos versos,
aunque acabar con ellos implique
que yo muero...
-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-
soy el ultimo feligres de una iglesia cuyos dioses
hace tiempo abandonaron la tierra
soy el ultimo de ellos...
y aun guardo en mí el convencimiento
que del altar donde antaño surgieran tantas palabras de consuelo
broten tus palabras...aquellas que rediman mi existencia

Me aconsejaron, los que practican falsas creencias,
que busque eso en la lejana, azarosa posicion de las estrellas..
y quise ser desmarañador de madejas,
calculando posiciones de soles, de lunas y de planetas
y volví sobre mis pasos sabiendo a ciencia cierta
que somos totalmente indiferentes
a los cielos poblados de relucientes estrellas...

entonces busque en la borra del café
y en las sangrantes visceras de una oveja...
y busqué -no lo niego- en la metódica y paulatina
construcción del azar arrojando cubiletes
contra una muralla de piedra
y tambien queriendo leer, mediante la meditación,
en mi conciencia.
y volví sobre mis pasos convencido
que somos indiferentes a los signos que incesantemente
prodiga la madre tierra.

volvi sobre mis pasos buscando el abandonado altar
de una abandonada iglesia
y sigo siendo el ultimo feligrés de esa iglesia
cuyos dioses hace tiempo viajan entre las estrellas
-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-
Sucedió de un instante para otro
que se te vinieron encima
todos los años
que tu sabiduría acumuló.

Sucedió de un instante para otro
que el trozo de algodón brillante
que esa noche atravesaba mi ventana
por siempre te atrapó.

Sucedió de un instante para otro
que nació esta tristeza de no tenerte más
y el tiempo apenas alcanzó
para decirte un grande adiós.

Sucedió de un instante para otro
que tu dulce presencia se acabó.

Sucedió de un instante para otro
y me alegro que así haya sido
para que en tu vida no existiera el dolor
-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-
te nombro soberana de mi desolacion
emperatriz de todas mis angustias
y mis desazones.

reinás indiscutible sobre los baches
que tu ausencia ha provocado en mi corazón
y gobernás cada eterno minuto
con mano firme y latigo rápido
de las desesperanzas más amargas
que tu alejamiento convoca-

tirana absoluta de mis lágrimas
las haces trabajar incluso a desgana
tirana absoluta de mis sueños
los desmembras sin ninguna piedad
tirana absoluta de mi amor
imposible verlo florecer bajo tus plantas
pisoteado, como algo sin valor

te reis de mis pequeñas palabras
te reis de ellas y de todo lo demás
que mi despilfarro de emociones
marzo de 2002
-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-
tus palabras huelen como el pan recien horneado
y saben desatar tormentas de flores en el desierto
tus palabras duelen como el pan que no llega
a la mesa del hambriento
y llenan de arena el corazón de quienes mansamente te queremos

tus palabras hacen que otoño patine de plata
las piedras del pavimento
y que el sol parezca macerado en mieses
aun en pleno invierno.

Desparraman silencios en gotas sobre las calzadas
y nos alientan a partir cuando no debemos.
Arrancan gajos del platano aquel donde florecieron
-dolorosamente esquivos- todos mis sueñoos
y se solazan campeando recuerdo en las negras playas
donde se cobijaron mis desalientos

Lanzan aviones de papel contra los incendios...
Son insensatas y turbadoras
y abarcan las estrellas con los sonidos de tu lecho

Nos regocijan cuando duelen las distancias
y nos distancian cuando lo que hace sufrir es el encierro
aflojan los tornillos que sostienen las puertas
donde habitan los duendes y donde lloran los prisioneros...
liberando gente para la vida.....liberando duendes para los sueños
liberando sonidos para aplacar todos los malos recuerdos
dejalas salir donde se han refugiado tus palabras...
ahi cerquita del pecho....
no dejes que mueran de absurdo silencio
-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-
y sobre un papel arrugado
que calle abajo iba siendo llevado por el viento
le escribí estos versos....

luna de rio de enfrente, en el cielo
o luna de llano, luna de isla
cielo de rio, cielo de luna
rio cielo y luna
me derivan hacia el mar
y no me alejo.
no, solo me libero
y te libero
-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-
Y yo que salí desarmado
como quien va de paseo...
me encontré sus ojos azules
agazapados y al acecho.

Como espadas feroces destrozaron el acero
de mi escudo plateado
y acometieron contra el yelmo...

No hubo defensa posible
contra sus ojos de fuego
mi pecho, destrozado y abierto
fue encarcelado muy luego.

Hoy desde esta cárcel de plata
que colma todos mis deseos
nada puedo hacer,
salvo darte un consejo:
Nunca salgas desarmado
como quien va de paseo
están sus ojos azules
agazapados...al acecho
-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-
Yo no atestiguo dolores, ni distancias
ni impúdicas y grandes penas.
Tampoco atestiguo sinsabores, ni soledades
ni caminos que al infierno llevan.

Vengo solo a cantar mi canto
con los ojos de quien miró el cielo
y hoy, nuevamente camina sobre la tierra.

Fui como una piedra arrojada
contra el claro estanque de su existencia:
logre conmoverla.
Exitacion de gotas de agua que por doquier vuelan...
ondas concéntricas que se dirigen a las orillas..
huyendo del sitio en que chocó la piedra,
pero pasado un instante...nada...nada queda.

¿Nada? acaso en el fondo de la estanque
allá, en lo oscuro y frío no quedo una piedra?
Conmoción de conmociones
o magia de algún hada buena
será lo que me lleve nuevamente
a conmover su pausada existencia

Mi pensamiento no cesa de volar a su superficie...no cesa
y en mi pensamiento vuelvo a ser piedra
arrojada por la mano de un niño
contra la superfie tersa de un estanque que me atrae
como el imán al acero
o como a los cielos los atrae la tierra...
-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-.,-

No hay comentarios: