impublicables dos

 1
Están girando las musas en sobrevuelo sobre todos mis recuerdos
Están buscando atentas aquel al que le tengo mas miedo
o que más dolor me causa,
para posarse sobre él y transformarlo en versos.
Acarician sensualmente las palabras
que, pródigas, aparecen en mis labios
y que de no llevarlas urgente al papel, seguro las pierdo

A veces, catastróficamente, intento ganarme el cielo...
y me sucede que tengo el corazón fuera del pecho

Cosquillitas en la panza,
una especie de anhelo en todo el cuerpo...

¿Por qué tu boca no?
¿por qué mi boca no?
¿Por qué tu llanto?
¿Por qué mi miedo?
¿Por qué hoy los árboles no tienen ramas
sino miles de brazos alzados, implorando al Firmamento?

Será porque siento que hoy tengo el corazón fuera del pecho...?

¿Por qué las calles aparecen como canales que atraviesan el desierto?
¿Por qué esa nube hoy no llueve, sino que vuelca en tierra mis sentimientos?
¿Por qué parecen lunas llenas las luces que iluminan mi barrio?
(y vos sabés, mi vida, que cuando hay luna llena siempre te pienso...)

¿Por qué tus ojos, dulce amada, hoy me miran con mas fuego?
¿Por qué tus ojos, siempre tan dulces, hoy me causan desasosiego?

Hoy tengo el corazón fuera del pecho...
lo golpean las sensaciones
como si fueran mazazos de un herrero.
Lo golpea duro cada olvido.

Hoy, que tengo el corazón fuera del pecho
quisiera tener algo más que tu recuerdo.
2
Es en absoluto necesario urdir grandes batallas.

No necesitaremos hacer acopio de fusiles, de cañones
ni de mortíferas granadas.
También en vano sería fundir metales, darles forma aguzada
y hacer de los metales veloces balas.
¿Para qué elucubrar ataques por tierra o por mar
en vertiginosas jornadas?
¿Para qué vestir con ropaje diferente, a las diferentes armas?
¿Para qué tu caballería por el valle...?
¿Para qué mi infantería por las montañas...?

Que tus tropas y mis tropas se enfrenten sin artimañas
Que tus ojos me envíen inequívocas miradas,
que los míos respondan con silencios...
(ya ves, ni siquiera necesitaremos de las palabras).
Es más, solo vos y yo, desnudos,
encerrados en un cuarto y en el cuarto, una cama...

¿Qué más aparte de nosotros mismos, nos hace falta?
Acuchillaré tu cuerpo con mi sexo...
Devorarás mi sexo y mi sangre gota a gota con tus entrañas...

La paz y la vida serán producto de una guerra no librada...
3
estoy a punto de desparramar mi conciencia
en el talego deforme del no ser...
mis ansias de saber ya fueron saqueadas
también fueron disueltas en soledades amargas
mis fantasías de querer

he usurpado las palabras del universo
para construir las delicias
que en esta vida me son esquivas:
el amor eterno...
las nostalgias...
el reencuentro...
la soledad dulce de quien añora...
el llanto de quien amó...

tapado de palabras huecas me deshago
en papeles arrugados
y violentas comparsas de ilusiones negras.

no me olvido...no podría hacerlo,
de vos y tus sonrisas...
de ella y su mirada...
de aquella y su sabor...

pero hoy veo que solo son construcciones
que lejanas, ya no me acaparan.
aquelarre puntiforme
que supera mis desesperanzas más vanas...
4
Fiel y consecuente con mis banderas,
arrastro tras de mi nubes de inconsecuencia.
Nunca creí en el amor eterno
pero a vivir enamorado, siempre fui dispuesto.

Me siento como el temeroso
que espía a través de la cerradura del Templo,
sabiéndolo casa de Dios, pero que no entra,
para no entregarse completo, como debiera hacerlo.

Navegar en la intrascendencia es mi fortuna,
corriendo mares implacables de locura y de miedo,
huero por amores eternos,
que no duran mas que lo que duran
unos pocos besos.
5
Harto de contabilizar recuerdos,
corte sin preámbulos
las cadenas que me tenían amarrados a tu puerto.
(quizá -lo pensé luego- hubiera sido mejor izarlas
y guardar sobre la cubierta un cabo,
por si en algún momento me arrepiento).

Con suprema osadía confié a las corrientes mi derrotero,
echando por la borda astrolabios,
brújulas, cartas marinas y catalejos
(quizá -lo pensé luego- hubiera sido mejor
no entregar mi nave, sin timón, a los vientos)

A veces el azar me acercó a costas pobladas
por monstruos o vírgenes desnudas...
y en otra ocasión, aviste una isla
poblada únicamente por sabios siniestros.
(quizá -lo pensé luego- hubiera sido mejor
detener mi trashumante destierro
en algún paraíso lejano,
donde no escaseara el agua, ni la caza,
ni los ojos que miran como ascuas ardiendo)

Hubo un tiempo en que una luna de mayo
-oh luna atrevida-
pintó de fantasías mi velero,
encadenándose al palo maestro.
(quizá -lo pensé luego- hubiera sido mejor botarla lejos,
Hoy seguiría persiguiendo horizontes encarnados
y sirenas que canten con voz robada
a los ángeles del cielo).

Cuando por agua fresca, carne salada
alcohol y tabaco negro
un día, apesadumbrado,
debí a cercarme a un puerto,
¡oh sorpresa de sorpresas!
me encuentro nuevamente atrapado por tu mirar, por tus cabellos...
(quizá -lo pensé luego- hubiera sido mejor
morir de sed y hambre, allá,
donde al mar solo lo acompaña el cielo).

¿Para que partir señora,
si en cada destino me aguarda
el vicio de la suavidad de tus pechos?

¿Para qué partir señora,
me pregunto si quizá
(lo pensé luego)
sea mejor reconocer que soy su eterno prisionero.

6
He robado tiempo al tiempo
para aggiornar tu recuerdo
y me di cuenta en cuanto lo hice
que todo recuerdo pertenece a un tiempo muerto

cinco centavos es todo mi capital,
cinco centavos y un poco de tiempo muerto
que he de sepultar
-estoy seguro de ello-
al costado del camino que une
la primavera de mis ensueños
con la desvastacion del deseo.

el río de heráclito sigue su curso
y ningun dique -humano- puede detenerlo
7
He construido, con minuciosa fragilidad,
los escalones que pudieron acercarme a tu corazón.

Me duele mucho esta realidad, amor, de sentirte tan lejana.
Me duele tanto que de existir una herramienta muda realidades,
haria lo imposible por cambiarla.

Me duele tanto la imposibilidad de despertar a tu lado
y dejar entre tus caricias mis ansias
que no puedo dormir...imaginando vacías mis madrugadas.

He llevado hasta el paroxismo y la inconsciencia
el deseo de que en el medio del camino,
conmigo el desastre se ensañe.

He dudado en seguir cuando pude ver
que nada de lo deseado sucedía
y con más miedo que deseos, finalmente arribé a tu corazón.

No quedaba más alternativa que dosificar las palabras
y dejarlas caer en pequeñas bandadas.
Finalmente fue el silencio, el que, sin estridencias,
sin salir de su cauce, sigilosa y ladinamente
me derrotó
8
Hoy descubrí que no son válidos los pretextos:

...¡que tus grandes ojos negros!
...¡que tu talle de princesa!
...¡que tu boca!...¡que tu pelo!

Son todas patrañas: no es nada de eso.

...¡Que tus pechos, que se llenan de miel cuando los beso!
...¡que tu húmeda y oscura caverna, fuente de mis deseos!
...¡que tu piel y mi piel!
...¡que tu cuerpo y mi cuerpo!
...¡que no es amor, que es solo sexo!

¡Ah, inventos....sólo inventos!

No son ellos las causas por las que con vos permanezco

¡Fue maravilloso amanecerme y saber que si...
que te quiero!
9
hoy, que renuhente
debo escoger un sendero que te aleje,
descubro afligido
que son dolorosamente inciertos los senderos
que no marchan a tu encuentro.

Volaré por el parque sembrando oximorones de desasosiego
y acudirás a mi recuerdo
y tus ojos serán versos...
y tus manos, y tus pechos
y cada grito de amor,
de ese amor desenfadado y desparejo
serán versos.

Entonces daré de comer a las palomas
y dejaré por entre ellas corretear a mi perro.
Será su apresurado aleteo
tu risa de aquellas tardes
en que nos desnudabamos jugando entre las sábanas
antes de cada efímero encuentro.
10
Hoy vengo dispuesto a ser absuelto por el Universo.
Vengo dispuesto a que cada átomo que forma mi cuerpo
sea tenido en cuenta en los planes de los Cielos.

Vengo dispuesto a romper con los esquemas
que durante años atenazaron mi cerebro
construyendo cárceles donde se escondía mi miedo.

Han caído las barreras...
Han florecido los canteros...
y ya nunca volveré a sentirme culpable por ello.

Vengo, lo dije, dispuesto a ser absuelto por el Universo.
No derrochare palabras en castillos de arena
ni construiré amores que no tiendan a ser eternos.

Todo, desde hoy, será duradero
tendrá siglos de maduración
y tenderá a ser eterno,
aunque eterno no sea ni el tiempo.

Todo, mis actos, mis pensamientos
mis amores, mis desvelos,
se contaran por eones
y al final de los tiempos, estoy seguro, lo dije
serán absueltos por el Universo.
11
vengo infestado de profundidad
hasta lo mas profundo de mis huesos.
les pido por favor que no me comenten cosas vanas

Hoy todas mis palabras -cada una de ellas-
seran abarcativas del universo.
se me han cubierto de fina plata las antenas
que captan la realidad
y siento brillar a las estrellas con un destello
que enceguece hasta a los ciegos

hablemos de las galaxias..
del Tiempo, ese misterio...
de las dudas y de los entuertos.

preguntame vos, por ejemplo,
por que tus ojos grises que con exactitud
siempre plagian el color del tiempo
me derriten con cada mirada, como si yo fuera un chocolate
dejado cerca al lugar donde arden los leños.

y por qué si no me miran, me deshago
como se deshicieron las piramides toltecas
por los vientos y los aguaceros.

No quieran saber ni el color de mis ojos...ni de mis cabellos
no quieran saber cual es mi estatura-...o cual es mi peso.

Charlemos de cosas mas trascendentes.
Hoy mis dedos se van a despellejar en este teclado
intentando hablar del sentido de la vida
o del destino del universo

Hoy, quiza, con suerte logre encontrar esa palabra
que sae halla oculta entre todas
y abarca, ella sola, desde tus penas hasta el infinito
atravesando, sin dudas, la vida y la muert
atravesando sin dudas la geometria no euclidiana
y el vertigo del encierro
y mis sueños...y tus sueños...y nuestros miedos

Hoy quiza se dibuje la palabra total que con tres o cuatro letras
de algun idioma perdido, ancestral (y olvidado)
yace en cada uno de nosotros...y es nuestro secreto...
aunque no lo sepamos ni aun despues de muertos
12
Intento, con mis versos
corregir esa parte de la realidad
cuyas delicias me son esquivas...
y en el solo intento se me va la vida.

es el rocío de tus silencios
el que me encadena el alma
y el vaivén acompasado de tu cadera
lo que me la desata
13
le pido perdón a los románticos, a los poetas
y a los bencejos
le pido perdón a los soñadores, a los telescopios
y a los girasoles
astrónomos, astrólogos y astrofísicos reclaman mis disculpas
y ante ellos me inclino con desasosiego pidiendo me perdonen

los viejitos que jugaban a las damas
en los bancos de la plaza caballito exigen que les devuelva el sol.
ultimamente solo miran masacrar niños en Bagdag, por television

No le pido perdón a las bombas, a los misiles ni a los b-52

Si a las gaviotas y planeadores,
si a los gorriones y los halcones
si a los cometas y estrellas fugaces
si a los barriletes

al océano...a quien robé su hermano etereo le pido perdón
y quizá deba pédirle perdón a muchos pares de ojos
que hoy nadie compara con el cielo.

Porque de eso se trata....de eso solamente.
lo reconozco....fui yo quien se quedó con el cielo...
No para guardarlo en una cajita de plata
y gozarlo solitario, y en silencio.
No!

imposible fue evitar que subrepticiamente
se me colara en el pecho
y desde allí comenzara a gobernar mis errores...
y mis aciertos

Ojo.
no siempre es tan dulce y celeste el cielo.
Encierra -lo sabemos- lánguidos atardeceres sobre Sierra de los Padres,
suaves brisas de enero
y las lluvias leves de mayo...que anticipan un invierno severo,
el rocio en otoño y amanecers de zafiro.

pero tambien huracanes y tormentas con potentes truenos
Un tornado....y mil árboles muertos
Un rayo que quema el cerro donde pastaban las ovejas
(y tambien quema a las ovejas y al ovejero)

Por eso, aparte de todos aquellos a quienes pedí perdón,
te lo pido a vos. Entendeme.
Mis errores y mis aciertos se deben a que callada
subrepticiamente
el cielo gobierna mis actos
desde que se me metiera dentro del pecho
14
Llueve en Buenos Aires...llueve.
y mi corazón se transforma en
mágica sentina de mis amores leves
que, transitando hacia el olvido,sin embargo,
con esta lluvia crecen.

¡Ahhhh si te hubiera amado como te amo
cuando en Buenos Aires llueve!!!!

Ayeres de acero, inmaculados y breves...!!
Adioses pronunciados con silencios tenues
que dilatan el tiempo del olvido hasta la muerte..!!!.

Cuando salga el sol
y los pájaros atruenen mis amaneceres
volverán a ocupar el cálido, pequeño sitio que merecen,
pero mientras tanto en Buenos Aires llueve
y cada noche en el silencio de mi cuarto... llueve...

¡Cuánto...cuánto te extraño cuando estoy triste y en Buenos Aires, tu ausencia llueve!

No hay comentarios: