impublicables uno


A veces, caminando ausente por mi barrio,
te recuerdo:
corazón de espuma...
de caricias rebosantes los dedos...
y un mirar que de poder verlo,
resucitarían los muertos.

A veces, transitando conciente mis recuerdos
te veo:
asombrosa amante en nuestro lecho...
pechos suaves y pequeños...
y una llamada urgente desde tu cuerpo
a la cual, de no atender, seguro que muero...

A veces, recordando abstraído mis sueños
te siento:
piel que convoca a desafueros...
tu cabello cayendo en cascada sobre mi pecho...
y tu sexo, húmedo, frotándose contra mi sexo...

...imposible no acudir a tu encuentro.

Si en este momento una nube bajara del cielo
tendría -a no dudarlo- la forma de tu cuerpo...
si, si fue modelada por el sol, las aguas y los vientos,
por mis ansias, por mis recuerdos y por mis sueños...
sin dejar de lado tu ausencia que llevo presente
acá,
desde hace tanto tiempo.


¿Acaso será ésta la lluvia que turbulenta
arrastrará mi corazón hasta el río
pensándolo una piedra cualquiera
arrojada sin ton ni son en el camino?

¿Acaso serán los desvaríos de un pseudopoeta
que para sentir aún su corazón vivo
necesita exponerlo en cada tormenta
quienes acabarán con él, sin sentirlo?

¿Acaso será el viento del sur, siempre un amigo,
quien hoy se encargará de desollarlo
llevándolo por matorrales y espinos
hasta dejarlo tirado entre zarzas, solo y herido?

¿Acaso las estrellas...?
¿Acaso los planetas...?
¿Acaso tu mirar
poblado de duendes y grifos
le darán hoy la estocada final
para convertirlo en un corazón frío?

¿Acaso con cada amor visitaré las mesetas del hastío?
¿Y desenamorarme significaran los sótanos del martirio?
¿Acaso lloraré con cada adiós
como lloran sus caídas los niños?

Acaso...acaso...acaso no esté todo perdido...
Y quizá, después que escampe
este corazón seguirá siendo el de siempre...
el mío.

Acometí sin resguardo contra tus pechos
seguro que cuando los acariciara
mis manos decidirían por siempre permanecer entre ellos...
y sentí como si tu ausencia le significara a mi cuerpo
más que si le arrancaran a tirones el brazo derecho.

Aquel vino que aún no habìamos escanciado
de nuestras frágiles copas,
yacerá por siempre derramado -irremisiblemente derramado-
sobre todos los lechos en que jamás nos amaremos.

Fue tan devastadora tu partida, tan poco propicia,
que donde miro no veo más que ruinas,
incluso las ruinas de las palabras nunca dichas,
se yerguen como espectros ambulantes
que acosan mis expectantes días.

Hay una palabra en mi diccionario personal
que significa silencio...
una palabra que tiene que ver con tu partida...
que tiene que ver con ese tiempo que transcurre
entre la amarga decepción y el piadoso olvido...

Tuve que inventarla para completar
unos versos en los que te nombro...
y no me alcanzaba con decir "desasosiego".

Es una palabra secreta
que solo para mi significa algo...
que solo yo comprendo.

Estoy seguro que a algunos le sonará a "pájaro"...
quizá a otros le parezca que dice "asfalto"...
sin dudas no faltaran quienes digan de esa palabra que invoca luceros.

Pero...
te lo repito....solo yo se que significa:
"...a partir de hoy te pierdo...
y va a ser más grande mi pérdida
cuando de este amor no me quede ni el recuerdo...
cuando me broten en algùn sueño lágrimas
y al despertarme me diga:
¿llorando dormido?...¡puta!...¡esas son cosas de viejo!,
sin siquiera recordar aquella palabra
que un día de otoño inventé...para componerte unos versos..."
 


Alentado por el fantasma
de una convicción ya muerta
y hace tiempo enterrada
intenté recurrir a las artes de la magia
para hacer realidad de nuevo,
el sueño de tu cabellera
reposando sobre mi almohada

Descendí un escalón más
hacia el sótano ambiguo y siniestro
donde habitan, hermanadas,
mi locura y mi desasosiego.

Vertí en el fango donde se regocijan los cerdos
el cáliz que guardaba mi esperanza.

ya nada queda...
nada

cuando la distancia nos separa
y se agota mi cuota de desasosiego
debo apelar a la locura,
para no sentirte lejana.


De repente,
sin saber como ni cuando,
me encontré atrapado entre la maraña de mujeres
que habitan en tus ojos claros...

Mis manos se llenaron de caricias
y mis ansias de volar, de momento
se apaciguaron.

Endulcé mi boca con la miel de las dulces colmenas
que para mi, algunas de ellas cosecharon...
Y sentí que el Cielo, de alguna forma,
existía en tus ojos claros.

Me dirigí a las esquivas
con novelas de encuentros y enamorados
y por supuesto, ellas de mi se apartaron.
Y sentí que el infierno, de alguna forma
existía en tus ojos claros.

Entendí de silencios
cuando tres o cuatro de ellas,
con solo mirarme, mi boca callaron.
Y sentí que el Edén, de alguna forma
existía, también, en tus ojos claros.

Me encontré muy a gusto en la cálida caverna
en que tu cuerpo cobijó mi cuerpo viejo y cansado
(diciéndome para mis adentros,
"...cuando quiera, de aquí, yo me escapo...")

Y un día, tampoco recuerdo
ni como ni cuando,
al querer elevar vuelo tras una nube
con forma de pecado
encontré mis ansías de volar
plenas de pesados guijarros azules,
...azules, como tus ojos claros.


De soledades y silencios...

Un arbusto muriendo de sed al borde del desierto.
grandes planetas girando majestuosos y casi eternos
Lejos, lejos de todo una estrella que se desvanece
en la profundidad infinita del universo
Una hoja de papel escrita y olvidada en un cajon
por alguien que ya hace mucho ha muerto

De soledades y...

El último adiós que ni siquiera se musita
cuando vemos el avión en que se marcha partiendo
Soñar que te he perdido y al despertarme
saber por siempre de vos, vacío mi lecho
Un latido que nunca latió
o el latido que venía después del postrer latido de un corazón.

De soledades...

Seguir adelantándose la corriente de mis pensamientos...
de los tuyos....de los nuestros..
Nunca te dije que te amo...nunca dijiste "te quiero"
La palabra nunca aplicada al te amo o al te quiero
Una lagrima rodando solitaria por tu cara
Una vela que se consume...

Mandame silencios y yo te devuelvo penas...
mandame sonrisas y tus sonrisas volverán hechas poemas...
mi alma trashumante y pálida se abruma de distancias...
buscándote.

debo encender una luz...
...se esta volviendo negro el cielo...

mientras apabullado por el rugido del viento
que se ha desatado sin aviso previo
no hago mas que derramar sobre un papel en blanco,
la tinta de mi último tintero...
y dejo que con ella el azar, y quizás un poco de mis ansias
modelen frágiles, efímeros versos en los que, por supuesto,
no se va a hablar de vos...
ni de tu sonrisa...
ni de tus cabellos
no se va a hablar de la miel mamada de tus pechos
ni de mis dedos, jugando con tu vello púbico
una vez que del amor ya estábamos satisfechos...

debo encender una luz...
está, rápidamente, oscureciendo...

afuera no cesa el aguacero
y dentro mío hay una manada de sinsabores...
de nostalgias...de desasosiegos
que me obligan a tapar con una almohada mis recuerdos...

debo encender una luz...
aunque es mediodía cuesta creerlo...

no sé por qué se oscurece tanto
lo que era un claro mediodía de enero...
no se por qué las persianas baten sus marcos
como campanadas tocando a muerto...

debo encender una luz...
no...no es posible escribir estando ciego...

se me agolpan alrededor los fantasmas de los recuerdos...
...fantasmas...deben ser fantasmas solamente..
...si...
porque de ellos sabía que estaban muertos,
que en fúnebre caja los dejé en la puerta del cementerio
y huí caminando rápido a emborracharme,
con eficiente esmero...

debo encender una luz...
¿no se por qué...?
¡de repente tengo mucho...mucho miedo...!
Desde ayer que ando metido como en un pozo de silencio...
desde ayer que se me descuelgan los pensamientos
y forman una capa de niebla espesa, al tocar el suelo
como si fueran nubes de esta tormenta
con que otoño no somete a prueba.

Tu ausencia, gigante, es lo palpable
en el ciclo de las desesperanzas,
que ataca a rabiar mis ilusiones, hasta las mas bastardas

Cada palabra que hoy no haya pronunciado en tu oido
cada palabra que hoy no haya escuchado de tu boca
tienen el significado de una bomba atómica
arrojada por un aviador loco sobre todas mis esperanzas.

Si supieras cuanto silencio cubre tu adiós...
si supieras, amor

Un árbol seco en el medio de la plaza...
un perro muerto al cruzar la avenida
un pàjaro caído de su nido
cuando comenzaba a aprender a volar
un muro atravesando la angosta calle
que era la única salida de mis ansias
un barco soldado -absurdamente soldado- al puerto
un grito de auxilio en las serranías, destinado a ser solo eco
un libro que nunca será abierto
mis manos sin tu piel
mi piel sin tus besos

Una nueva dimensión en la que no existirán los desafueros,
todo acomodado en su lugar preciso,
todo fútil, todo, encima de todo, eterno

Si supieras cuanto silencio cubre tu adiós...

Digo tu nombre y se me elevan al unísono
todas las palomas que tengo dentro del cuerpo.

Pienso tu nombre y se me vuelan las ropas
como detrás tuyo vuelan mis pensamientos.

Digo tus pechos y son mis manos caricias
y suaves pellizcos mis bastos dedos

Pienso tus pechos y es todo de miel
néctares y ambrosías el universo.

Digo tu sexo y es hospitalaria caverna
que dulcemente me apresa, tu cuerpo

Pienso tu sexo y no solo pienso
sino que se hace vida mi pensamiento

El insolente que me habita
me hizo soñar con tus suspiros
dejándome estaqueado en una playa
a cuyo mar, llaman delirio

el tiempo es un labriego
que apuñala con cuchillos de vientos
aquello que construimos para que sea eterno.

el tiempo excava surcos en las finas arenas de las playas
y nosotros no sabemos
que esos surcos,
tus sueños,
nuestros cuerpos
y mis fantasmas
tienen la misma esencia que la nada.

el tiempo es un labriego
que cosecha olvidos
donde sembramos recuerdos,
y donde hubieron palabras, silencios.

¿Acaso no es el tiempo
intimo amigo de las distancias?

...Entonces ha llegado el momento de acicalar el firmamento...
Así dejaran los astros de incordiarnos con sus veleidades
de trashumantes jilgueros
y retomarán, al menos por un instante
(siglos acaso? ¡para los astros eso es solo un momento!)
su cotidiano...rutinario...señalado, camino en el cielo.

Tus palabras ya no serán dulces
ni tus ojos un par de braseros
y adornarán a mi corazón las cuencas vacías de un ciego.

Y con el corazón sin ver...
el costillar de Rocinante temblando bajo el apero...
y los astros nuevamente encadenados a su derrotero,
sentiré que me crecen alas por todo el cuerpo
(pero no de Ángel...¡de Ángel no: ...por favor, no quiero ser eterno!)
y descolgaré tu retrato de la galería de mis sueños
guardando cada recuerdo en una cajita que de seguro
olvidaré en algún bar pintado de celeste con el techo negro,
allá por el norte, donde solíamos vernos.

Estoy seguro que hay una especie de museo
donde se conserva, precavidamente, cada trozo de amor
que se produce en este bendito suelo
(ojo que no digo Argentina...estoy hablando del Universo).
Y ahí el nuestro estará guardado.
Y ahí el nuestro logrará ser eterno

Mientras tanto se me han volatilizado las ganas de amarte,
hoy que estoy haciendo cosas de viejo
y estoy soñando con despedidas cuando en realidad marcho a tu encuentro...
Me va a alcanzar con que una tarde de lluvia
(ni siquiera es necesario que sea invierno)
sonrías al acordarte de cómo se me secaron los labios
cuando quise robarte aquel beso
...o como transpiraban mis manos
cuando buscaban bajo la blusa, tus pechos
...o el temblor que nos sacudió a ambos, aquella primera vez,
al rozar tu húmeda caverna, con mis torpes dedos.

O quizá simplemente me alcance
con garabatear sobre cualquier papel estas palabras
mientras Abril nos amenaza con aguas y vientos
y yo por Caballito, como si nada me sucediera,
paseo mis perros...

No se..no se... y quizá nunca llegue a saberlo.

Bueno, me voy a dormir la siesta
(y a pensarte...debo reconocerlo).
Hoy amanecí temprano...
almorcé copiosamente...
y afuera, el último día de Abril,
ya está lloviendo...
Entonces llegará el momento en que setiembre,
con un coro de tormentas, nos anunciará
que sus labios contra mis labios
ya son tan solo recuerdo...

Estrecharé su mano y quizá hasta acaricie su cabello
mientras que en silenciosa plegaria
agradeceré a los cielos haberme hecho vivir
con la intensidad que viví lo nuestro

Partiré únicamente con las cosas que realmente quiero
a encontrarme con mi soledad
(lo que en realidad es un desencuentro)
Mi soledad sin su mirada cada mañana
en nuestro lecho...
sin sus manos, aves de lirio,
desgajándome las entrañas, las gónadas y el pecho...
soledad de estar solo cuando cierre sus puertas el amor..
y quede fuera

Un día no muy lejano,
quizá nuevamente setiembre esté dilapidando flores
al terminar de escribir un poema lleno de palabras
que eludan su presencia,
me diré convencido "ya nunca volveré a casa"
dándome cuenta que eso significa
que ya nunca más partiré con mis manos
la hogaza de pan recién horneado
ofrendándole su parte como quien a Dios le ofrenda el alma...
mientras reimos, porque el vapor del pan empaña mis gafas....

"creo que ya nunca volverá a casa" diré,
mágicamente menos convencido al pasar otro enero
y recordarla pintando sus cuadros llenos de crepúsculos y lontananzas
mientras yo, en un rincón de su estudio,
explotaba en versos mis ansias.....

Y si en algún momento, el silencio me gritara
"dale loco, volvé a casa...ya es tiempo"
apelaré, sin dudarlo, al haschis o la marihuana.
Es mucho más fácil, señora, sentirme solo
que arriesgarme a volver a casa....y no encontrarla


Entonces no era necesario
que mis ojos te miraran severos
para que vos en el fondo supieras
que aun en falta te quiero
entonces no era necesario
de cada ánfora catar el vino nuevo


No hay comentarios: